lunes, 4 de julio de 2011

Para presumir hay que sufrir

Este no ha sido nunca mi lema, vamos a ser sinceros. No me gusta ir como un zalapastro, pero tampoco soy de las que va a la peluquería o a la manicura cada dos por tres. Me corta el pelo mi madre y las uñas me las corto arrán porque no tengo tiempo de limármelas. Esto ahora que tengo niños pero cuando no los tenía era igual.

Nunca llevo collares, ni pulseras. Los anillos porque son los de casada y prometida y no me los quito nunca, sino, pues tampoco. Y los pendientes... pues aun no sé como es que no se me han cerrado los agujeros. Mira que me esfuerzo, que me gusta ver a otras mujeres con ellos puestos, pero, nada, ahí están, en la cajita, muertos de aburrimiento. Debe ser que tengo algún trauma infantil. Porque a mí no me pusieron pendientes de bebé.

Superando errores del pasado
A mis padres les dio pena cuando acaba de nacer, agujerearme las orejas, así que lo demoraron hasta que hice la Primera Comunión y claro, me regalaron unos pendientes que no podía no ponérmelos. Así que aun recuerdo aquella indeseable farmacéutica (pobre, no tenía la culpa) con una suerte de grapadora (no si no traigo papeles para encuadernar, pensé yo) preparada para agujerear mi bonito lobulillo indemne. La sensación al volver a casa de tener unas orejas más grandes que Dumbo de lo inflamadas que las tenía no la he olvidado.

Cuando te conviertes en padre intentas no cometer los mismos errores que tus padres así que a Pequeña Foquita decidí ponerle pendientes nada más nacer.

Qué pendiente escoger
A pesar de que hay verdaderas monadas en pendientes infantiles, para los recién nacidos, cuanto más sencillos y pequeños mejor. Yo escojí la típica bolita de oro. El cierre también hay que vigilarlo porque es conveniente que sea de rosca y que cubra todo el palito del pendiente.

Dónde ponerlo
En mi caso los llevé al hospital y el mismo día que nos dieron el alta se los pusieron. Hay gente que esperan a ponérselos un poquito y entonces van a la farmacia. También lo hacen así porque hay hospitales, sobretodo privados, que no hacen los agujeros por lo que no está de más informarse previamente al respecto.

El cuidado de las orejas
Los primeros meses es importantísimo ir girando un poquito cada día los pendientes para que no se peguen a la oreja. Yo cogí la rutina de hacerlo después del baño.

Pasados un mes y medio o dos meses hay que quitarlos y limpiarlos con un poco de alcohol y volverlos a poner. Para realizar esta simple operación hay que tomárselo con calma. Cuando el bebé es muy pequeño solamente llora pero como la pobre no tiene mucha fuerza pues se tiene que dejar hacer. Hace una semana repetí esa operación con Pequeña Foquita y sudé la gota gorda. Necesité ayuda de mi marido para placarla porque era imposible volver a ponérselos. Aunque sea una operación cansada es conveniente no olvidarse de hacerla cada mes o dos meses.

Espero que mi hija sea un poquito más coqueta que su madre y que los cuidados que le hemos hecho ahora con sus pendientes no sirvan para que los susodichos se queden en la cajita de los de mamá. Aunque eso tampoco me preocupa, la verdad, porque dice mi madre, la que nace bonita...

18 comentarios:

  1. Yo tambien se los hice al nacer, más por inercia que por voluntad. Yo soy de las tuyas y no llevo casi nunca pendientes.
    Lo que más me molesta es que varias personas conocidas no muy cercanas me regalaron pendientes (tengo unos cinco juegos para ella!!) y algunas cuando las veo me dicen: que no lleva mis pendientes??
    Lo encuentro fatal, ya que creo que es algo muy personal. Des de que nació, lleva las que yo le compre, no las de otros, que además no me gustan!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo que decirte que nosotros no le hemos puesto pendientes a la pitufa. Queremos que sea algo que decida por ella misma, si algún día quiere (seguramente cuando en el cole vea a sus amigas) iremos con ella a hacérselos. Yo me he hecho algún que otro agujero de mayor y no me dolió. Aún así tendemos a pensar que si se los hacemos de pequeñitos no se enteran, lo que pasa es que no se acuerdan, que es distinto.
    De todas formas, las decisiones que tomamos como padres hay cientos, y no tienen por qué ser unas mejor que otras.

    ResponderEliminar
  3. Yo también le puse a Vega los pendientes cuando tenía 6 días, no se los hice en una farmacia porque la pistolita no me gusta nada. La llevé a un practicante que lleva más de 25 años haciendo agujeritos a los bebés y la peke no lloró nada!!!

    besos

    ResponderEliminar
  4. A mi me paso como a tu, mi madre espero a que tuviera casi 7 años y lo pase fatal, asi es que uno de los agujeros no esta centrado, cualquiera se queda quieto despues del primer disparo...
    Y a la nena un dia me canse de que me dijeran "mira que nene mas guapo" y me fui a la farmacia, pero alli los hacian con una tecnia distinta y ella ni se entero...a dia de hoy se los quito y se los pongo sin problemas...
    Mira tu, paradojas de la vida, que a mis gemelos los confunden con niñas...y no llevan pendientes...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Yo se los puse a las tres, después de haber cumplido el mes de vida, y fuí a una farmacia que se dedica ya a eso.
    A la princesa mayor me dió muchisima pena y dejé a mi madre sola con ella,jajaja, pero las otras, decidí darles pecho mientras les hacían los agujeros y no lloraron casi nada...
    Besos

    ResponderEliminar
  6. pues a mi me encanta llevar complementos! pendientes, anillos, collares... bien conjuntada, eso si.
    Yo a mi hija se los puse nada más nacer, en el hospital. Se la llevaron y volvió con ellos puestos. Fue un alivio no verla sufrir!

    ResponderEliminar
  7. Me siento identificada contigo, llevo la alianza de milagro y la mitad de los días se me olvida en casa. Soy un poco desastre para los "adornos"
    Recuerdo de pequeña el daño horrorosísimo que me hacía mi madre cada vez que tenía que quitarme los pendientes. Probablemente no fuera para tanto, pero sí lo recuerdo mal. Quizá como no los limpiaba cada mes se me pegaban, no sé.

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco soy de joyas, sin embargo los pendientes nunca me los quito, es lo único que llevo, e imagino que es porque al ser pequeñitos no me molestan.
    En cambio a mi hija le encanta llevar collares, brazaletes, anillos,...
    Yo nunca me maquillo, ella en cambio le encanta pintarse los labios, las uñas,...
    No sé de dónde ha salido esta niña, lo que está claro que a su madre no se parece en ese aspecto (no sé qué será de ella cuando tenga 13, 14 o 15 años... jiji) A mi ya me gusta que sea presumida, pero de verdad que no sé de dónde lo ha sacado. Ahí se demuestra que cada uno somos como somos :)

    Un saludo Sandra!!

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí los complementos me pirran aunque desde que tuve al pequico, no los utilizo a penas, porque a él le gustan aún más que a mí. En cuanto al tema de los agujeros en las orejas, la verdad es que no me lo he planteado. Tomo nota de tu experiencia por si cuando me embarace otra vez es nena.

    ResponderEliminar
  10. Con mi marido, justo antes que nos dieran de alta de Hospital, mi suegra nos entrega los aritos de oro para mi hija (como regalo), pues, la enfermera dijo: "se los pongo en un abrir y cerrar de ojos!. Eso me tranquilizó, pero no quise ver. No lloró, por lo que pienso que no le dolió y salió con sus aritos puestos. Yo soy de cambiar de aros (artesanales), según el color de mi ropa, me encantan y mi hija va por las mismas, se cuelga todo lo que puede, jajajaja... y quiere que le preste mis collares. Bueno, tiene a quién salir... no me gustan las joyas caras, solo que sean bonitas.

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy contigo y con MdP: complementos cero. Ni siquiera pendientes. Sólo mi alianza.
    Creo que si hubiera tenido una niña no le hubiera puesto pendientes. Ni recién nacida ni a los siete.Creo, pero vete tú a saber, lo mismo sí..
    Lo mismo dentro de unos años cualquiera de estos me viene con alguna parte de su anatomía agujereada, jajaja... el karma que es muy bromista,...

    ResponderEliminar
  12. Yo no se lo que haria si tuviera una nena, seguramente que ponerle desde pequeñita...
    Yo siempre llevo pendientes, chiquitos pero muchos... 4 en cada oreja...
    No se si cuando tu nena sea adolescente estará de moda o no lo de agujerearse el cuerpo, pero si hace como yo, te pedirá permiso despues de hacerse los agujeros en las orejas ella misma con un pendiente de punta...

    ResponderEliminar
  13. A mi beba yo se los puse a los dos meses después de las vacunas, y también en el hospital. la verdad iba preparada para que le doliera un montón, pero afortunadamente me indicaron que le aplicara un anestésico en crema y cuando llego el momento ni se enteró. Sino estoy mal estaba dormida y creo que ni siquiera se despertó. El cuidado con alcohol durante los primeros meses es fundamental, así como darle vuelta al aretico. Hoy va a cumplir un año y usa unos aritos divinos que le regalo el tío. Eso si, nunca pienso en cambiárselos porque no se deja, llora patalea, en fin.. como ya esta grande cambiarles los aretes a cada rato (lo que me encantaría porque tiene muchos modelos) es misión imposible. Cuando crezca será!!

    ResponderEliminar
  14. Yo también se los puse en el hospital cuando nos dieron el alta y lloró muy poquito. Son unos aritos pequeños de oro con una piedrita fucsia que le regaló su abuelo paterno.

    ResponderEliminar
  15. Yo tb me hice los agujeros de las orejas de mayorcita, con 15 años, me dolió y previamente lo pase regular porque había épocas que llevaba el pelo corto y me confundían con un niño, quizás por eso le hice los pendientes a la gorda nada mas nacer, pero hay momentos en q me arrepiento un poco, no se... Yo solo llevo unas perlas chiquititas de pendientes y el anillo de casada!! Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Yo se los hice a ambas en la clinica donde nacieron, antes de irnos de alta, ninguna lloro, es mas Baiqnui ni se desperto, asi que no creo que duela...y quedan taaan lindos!!!

    ResponderEliminar
  17. Totalmente de acuerdo, me parece interesante hacerle los boquetes a la chiquuilla nada más nacer (y echarle un ojo a la fimosis los primeros días si es niño). Es en estos primeros días cuando se pueden "arreglar" mejor estas cosas, y creo que tu hija te lo agredecerá el día de mañana... Aunque seguramente querrá hacerse más boquetes, porque los adolescentes son así, jejeje.
    Un abrazo, Sandra, tendré en cuenta lo de los hospitales cuando se acerque la gambita... si es niña, claro (como le ponga un pendiente si es gambito mi padre me corta una oreja, y con razón... el mío todavía lo mira con cara rara)

    ResponderEliminar
  18. Yo se los puse en el hospital también, me da mas seguridad y son pequeñitos y de oro :)

    ResponderEliminar

¡Me encanta que comentes mis entradas!